¿Te imaginas la vida sin aguacate? Estos son los momentos en la historia en que pudo desaparecer

Te damos un breve paseo por la historia del aguacate, que en diferentes ocasiones pudo extinguirse y no llegar a nuestra mesa.

By Jeffrey Miller Published on Jul 28, 2020.
Los aguacates necesitan ayuda para prosperar. https://www.gettyimages.com/detail/news-photo/avocado-groves-san-diego-california-usa-c1900s-published-by-news-photo/463970581?adppopup=true

Dada la popularidad actual del aguacate, es difícil creer que estuvimos cerca de no tenerlos en nuestra vida.

En mi nuevo libro “El aguacate: una historia global”, explico cómo el aguacate sobrevivió a una serie de llamadas ecológicas y culturales que podrían haberlos llevado fácilmente a la extinción. En cambio, el aguacate perseveró, prosperó y se convirtió en uno de los alimentos con más fotos en Instagram en el mundo.

Un ‘fantasma de la evolución’

Los aguacates pertenecen a la familia del laurel, el mismo grupo de plantas que incluye hojas de laurel y canela. Los laureles prosperan en climas cálidos subtropicales, y el aguacate evolucionó en los climas cálidos de América Central durante el período Neógeno, hace aproximadamente 10 millones de años.

Durante la era del Pleistoceno, que siguió al Neógeno, los animales más grandes de la Tierra fueron lo que llamamos los megaherbívoros, animales gigantes que subsistían casi por completo con una dieta vegetariana. La mayoría de estos, como el perezoso gigante, es mucho más grande que el megaherbívoro de la actualidad, el elefante africano. Los herbívoros gigantes del Pleistoceno Mesoamérica, como el gomphothere, el armadillo gigante y el toxodon, necesitaban cientos de kilos de comida al día para sobrevivir. Dado que los alimentos, como las hojas y los pastos, son muy bajos en calorías y grasas, los animales apreciaban cualquier alimento graso y denso en energía.

Aquí entra: el aguacate.

Los megaherbívoros no se peleaban por los aguacates y los comían como lo hacemos hoy. En cambio, sus gargantas y tractos digestivos eran tan grandes que simplemente se tragaban el aguacate entero y excretaban el hueso no digerido. En un proceso conocido como “endozoochory,” la pila de estiércol serviría como alimento para la próxima generación de árboles de aguacate. Mientras estos animales gigantes deambulaban y pastaban, esparcían la fruta por lo que ahora es el centro de México.

A toxodon – an extinct animal bigger than an elephant – grazes.
El toxodon. Robert Bruce Horsfall/Wikimedia Commons

Pero una vez que los megaherbívoros murieron, la fruta quedó en apuros. Los herbívoros que quedaron tenían gargantas demasiado pequeñas para ingerir una semilla de aguacate entera, y dejar caer la semilla gigante para que se generaran sus raíces, lo que fue difícil para la supervivencia del árbol; para prosperar, necesita dispersarse más ampliamente.

Los aguacates se convirtieron en lo que la botánica Connie Barlow llama un “fantasma de la evolución”, una especie que debería haberse extinguido pero que de alguna manera pudo sobrevivir. Lo que el aguacate necesitaba era la vida útil de sus árboles, que sobreviven mucho más que la mayoría de los árboles frutales. Hay árboles de 100 años que todavía producen frutos en California y árboles de 400 años en el centro de México.

Al vivir tanto tiempo y estar tan bien adaptados a su nicho ecológico, los aguacates pudieron aguantar hasta que llegó su próximo dispersor, el Homo sapiens.

Más ‘paradas y arranques’

Los primeros humanos en Mesoamérica apreciaron rápidamente las virtudes del aguacate. Grupos como los olmecas y los mayas comenzaron los primeros huertos de aguacate y comenzaron a cultivar especímenes que sabían mejor y tenían frutas más carnosas, un proceso de selección que nos dio los tipos de aguacates que amamos hoy. Los aguacates eran tan importantes para los mayas que el decimocuarto mes de su calendario fue nombrado por ellos.

En la década de 1830, el Dr. Floridian Henry Perrine conoció los aguacates mientras se desempeñaba como cónsul de Estados Unidos en Campeche, México, y pensó que serían una excelente adición a las ofertas hortícolas de Florida.

Envió algunas semillas a un amigo en Indian Key en Florida que las plantó. No mucho tiempo después volvió Perrine, y la Segunda Guerra Seminole estalló. Perrine y su familia buscaron refugio de los combates, pero una de las facciones en guerra lo mató durante una redada en la isla. La isla fue abandonada y los aguacates fueron olvidados.

La cálida y húmeda Florida había sido hospitalaria con el aguacate, pero California tiene muchos días de frío en los meses de invierno que dificultan el crecimiento de la mayoría de variedades de aguacate. Esto podría haber sido otro callejón sin salida para la fruta, pero los primeros colonos en California intentaron establecerlos en Estados Unidos después de algunos intentos fallidos en las décadas de 1850 y 1860, el juez productor RB Ord obtuvo algunos especímenes resistentes al frío del centro de México. Se necesitaba una variedad tolerante al frío para que California tuviera una industria de aguacate rentable. Sin él, el aguacate podría haber seguido siendo un manjar local para México.

Uno de los primeros especímenes resistentes al frío fue una variedad que recibió el nombre de “Fuerte”. El aguacate Fuerte se ganó su nombre porque fue una de las pocas variedades que sobrevivió al famoso “Congelamiento del ‘13”, un período de clima frío que casi arruinó las nacientes industrias de frutas del sur de California en el invierno de 1913.

Hasta la década de 1940, Fuerte era la variedad de aguacate más popular en América y representaba alrededor del 75% de los aguacates vendidos.

Se abre paso el Hass

Desde entonces, Fuerte ha sido relegado a productos de nicho y representa solo alrededor del 2% del mercado de California. En cambio, la mayor parte de los aguacates vendidos hoy son la variedad conocida como Hass.

Pero si no fuera por un par de niños con paladares precoces, el mundo nunca hubiera probado un aguacate Hass.

El aguacate Hass lleva el nombre de Rudolph Hass, un cartero que vivía en La Habra, California. Originario de Milwaukee, Hass se unió a los miles de estadounidenses que se dirigieron al oeste de California en las décadas de 1920 y 1930.

Después de leer un folleto sobre el dinero que se ganaría con el cultivo de aguacate, pidió prestado suficiente dinero para comprar una pequeña parcela de tierra con árboles de aguacate Fuerte. A fines de la década de 1920, Hass compró algunas semillas de aguacate para cultivar portainjertos para su vivero en ciernes.

De una de estas semillas creció un árbol divertido que rechazó las ramas de Fuerte que Hass quería injertar en él, un proceso que implica combinar dos plantas de árbol con características distintas. Estaba a punto de cortar el árbol que se portaba mal, pero sus hijos le dijeron que estos pequeños aguacates eran sus favoritos, así que cedió y se quedó con el árbol.

Después de probarlos él mismo, pensó que tenían potencial de comercialización y comenzó a venderlos a personas en el trabajo y en un mercado de la ciudad.

A race car detailed with an advertisement for the Hass avocado.
El aguacate Hass se encuentra por todos lados. Jamie Squire/Getty Images

Los aguacates Hass se adueñaron lentamente del gusto de las personas, y en 1935 Hass patentó el árbol, la primera patente otorgada a un árbol en Estados Unidos. Pero la mayoría de los productores, en lugar de comprar su árbol, evadieron su patente y simplemente injertaron sus esquejes ellos mismos. Esta práctica era ilegal, pero la aplicación en la década de 1930 fue irregular.

Hoy, los estadounidenses comen 100 millones de libras de aguacates el domingo del Super Bowl, y Hass debería haber muerto como un hombre rico, pero nunca ganó lo suficiente para dejar la oficina de correos, y se estima que solo ganó en su vida alrededor de 5 mil dólares por la patente.

Este artículo fue traducido por El Financiero

Jeffrey Miller no recibe salario, ni ejerce labores de consultoría, ni posee acciones, ni recibe financiación de ninguna compañía u organización que pueda obtener beneficio de este artículo, y ha declarado carecer de vínculos relevantes más allá del cargo académico citado.

Read These Next